Las Sagradas Escrituras, constituyendo el Antiguo y Nuevo Testamento, son Palabra de Dios

Creencias

Las Sagradas Escrituras, constituyendo el Antiguo y Nuevo Testamento, son Palabra de Dios y fueron inspirados verbal y plenariamente por Dios según fueron originalmente escritos, y por lo tanto se encuentran libres de error. Ellas constituyen la guía final, infalible y suficiente, de fe y práctica.

Hay un solo Dios, eterno y personal, creador y preservador de todas las cosas, infinito en su ser, conocimiento y perfección. Dios  subsiste eternamente en tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, que son de unamisma sustancia (consustanciales) e igual en poder y gloria.

El ser humano, creado a imagen de Dios, por desobediencia cayó de su estado sin   pecado   al  ser tentado por Satanás. Esta caída esclavizó al ser humano a un estado de pecado y de muerte espiritual, y atrajo sobre todo el género humano la muerte y la separación de su Creador. De esta condición, el ser humano solamente puede ser liberado por la gracia de Dios, mediante la fe, sobre la base de la obra de Cristo, y por la agencia y habitación del Espíritu Santo.

  • El Hijo de Dios, eternamente preexistente, se encarnó al ser concebido por obra del Espíritu Santo por María virgen; de forma que en el Señor Jesucristo las naturalezas divina y humana fueron unidas en una sola persona.

  • Para llevar a cabo la salvación del ser humano de las consecuencias del pecado, el Hijo vivió una vida sin pecado y murió en la cruz del Calvario por los pecadores, derramando su sangre para el perdón de los pecados, derrotando el mal y mostrando el infinito amor de Dios y su justicia.

  • El Señor Jesús resucitó físicamente al tercer día de entre los muertos en el mismo cuerpo que había sido colocado en el sepulcro, pero en gloria e incorruptibilidad.

  • Luego de su resurrección, según las Escrituras, el Señor Jesús ascendió a la diestra del Padre, donde intercede por los suyos.

  • Cristo Jesús vendrá por segunda vez, personal, física y visiblemente, para completar su obra de salvación y para consumar el plan eterno de Dios.

  • El Espíritu Santo, quien es la tercera persona del Dios Trino, aplica al ser humano la obra de Cristo, y le santifica, le capacita con poder y dones espirituales, y lo guía en su vida de obediencia a la verdad y de crecimiento en el Señor .

  • La salvación se obtiene solamente por gracia, por medio de la fe.

  • La vida cristiana es una vida de santidad, comunión y hermandad. Por ello, el creyente, por haber vuelto a Dios en fe penitente en el Señor Jesucristo, es llamado ante Dios para vivir una vida separada del pecado y caracterizada por los frutos del Espíritu, las buenas obras, el testimonio de la verdad y la comunión con los santos. Y es su misión proclamar con palabra y obras el evangelio de la gracia de Dios en Cristo Jesús.

  • Al final de los tiempos, cuando el Señor Jesús regrese al mundo, los cuerpos de los muertos serán resucitados; los justos entrarán en plena posesión de la felicidad eterna en la presencia de Dios, y los injustos serán condenados a la separación eterna de Dios.

  • facebook-square
  • Twitter Square
  • Pinterest Black Square
  • YouTube - Black Circle
  • google-plus-square
  • Black Instagram Icon
  • Black LinkedIn Icon

                                                                                                        

 

© 2020  Colegio Teológico Wesleyano. All rights reserved.